La última Liga de un mito

La última Liga de un mito

Cuando el Barça se proclamó campeón de Liga sobre el césped del Vicente Calderón, un jugador lo vivió de una manera muy especial. Daba igual que fuese el octavo título liguero para Xavi Hernández, pues él sabía que sería el último que conquistase con el club de su vida.

Xavi anunciará este jueves que deja el Barça para poner rumbo a Qatar. Con su marcha, se pondrá fin a una era dentro del club catalán. Esta impresionante era de éxitos de los culés no podría entenderse sin Messi ni Iniesta, pero tampoco sin Xavier Hernández.

Tras un año sin éxitos con el Tata, parecía injusto que un jugador de su talla se marchase sin celebrar ningún título por última vez

El pasado verano parecía claro que el de Terrassa abandonaría el Barça para irse a un campeonato menos exigente, pero al final se quedó. Luis Enrique le pidió que no le “tocara las pelotas” y el catalán asumió con profesionalidad su nuevo rol. No sólo no molestó, sino que siempre que tuvo minutos les sacó un rendimiento extraordinario.

Tras un año sin éxitos con el Tata Martino al mando, parecía injusto que un jugador de su talla se marchase sin celebrar ningún título por última vez. El domingo en el Calderón se quitó esa espinita y, lo que es más importante, tiene la posibilidad de despedirse de los suyos dejando un nuevo triplete en las vitrinas del museo barcelonista.

Antes de eso, el próximo sábado, tendrá la oportunidad de despedirse en su estadio de su público. Será su último partido en Liga el Camp Nou (también se jugará ahí la final de Copa) y, con la Liga resuelta, tiene pinta de que el encuentro servirá de homenaje a una leyenda.

Y es que eso, precisamente, es lo que es Xavi. Una leyenda con números de otra época. Con ocho Ligas en su palmarés, iguala a un jugador como Alfredo Di Stéfano y se retira como el culé que más veces ha ganado el campeonato doméstico. Un registro al que amenazan Messi e Iniesta, con siete campeonatos. Ellos todavía tienen historia por escribir, parece que Xavi ya ha terminado de escribir la suya. Se va el jugador, comienza el mito.

DÉJANOS TU COMENTARIO