Hay vida sin Neymar

Brasil se olvidó de especulaciones y recuperó su confianza con un convincente triunfo ante Venezuela. La ‘canarinha’ recuperó su mejor imagen y despidió a la Vinotinto de esta Copa América con los goles de Thiago Silva y Firmino. A pesar del tanto de Miku y el agobio final, los de Dunga demostraron que sin Neymar también pueden aspirar al título.

Como suele ocurrir en muchos casos, la mentalización y el sentido de la responsabilidad de los jugadores de segunda fila ante la ausencia de su gran estrella provocaron una gran imagen colectiva y la confusa sensación de que quizá Brasil juegue mejor sin Neymar. Una visión irreal que encuentra cierta razón tras la imagen mostrada ante Venezuela.

Brasil no es mejor sin Neymar, y eso debe llevar a los Willian, Coutinho, Firmino y compañía a reflexionar sobre su papel en esta ‘canarinha’, mucho más importante de lo que se presupone en un principio. Incluso también el rol de Robinho, que fue el elegido para cubrir el hueco dejado por la estrella del Barcelona tras su dura sanción.

Los de Dunga fueron muy superiores a la vinotinto en 45 minutos de alto nivel. Thiago Silva materializó ese dominio a los nueve minutos con una preciosa volea a la salida de un córner y Brasil, lejos de especular con el resultado, buscó más. Por orgullo propio, por prestigio y por la necesidad de devolver la ilusión a su gente, demasiado castigada últimamente por decepciones en las grandes citas.

Willian coge los mandos
Venezuela movió ficha tras el descanso y su doble cambio ofreció una apuesta demasiado arriesgada. Un intercambio de golpes, un partido roto de ida y vuelta en el que Brasil despedazó a la vinotinto. Lo hizo con una actuación estelar de Willian, que en un desborde por banda izquierda sirvió en bandeja a Firmino el segundo tanto del partido.

De poco sirvieron las intervenciones de Baroja. Venezuela salió pronto del partido y Brasil nunca le dejó volver a él… hasta que Dunga movió el banquillo y acumuló jugadores por detrás del balón.

DÉJANOS TU COMENTARIO