Ecuador se reivindica tarde

Ecuador se reivindica tarde

Tarde, pero ahí queda. La selección de Ecuador había decepcionado en sus dos primeras citas en la Copa América y debía lavar su imagen si quería apurar sus escasas opciones de pasar a cuartos. Su triunfo ante México quizás no le sirva para alcanzar la siguiente ronda pero al menos le vale para reivindicarse y demostrar que es mejor equipo de lo que había demostrado hasta el momento en Chile.

En el otro lado del espejo queda México, una selección que se debe replantear seriamente su presencia en la Copa América, porque visto está que no le alcanza con presentar equipos alternativos pensando en la Copa de Oro.

La culpa, vaya por delante, es de la CONMEBOL, que invita a una Federación que no se toma lo suficientemente en serio la competición de naciones más antigua del mundo. Y claro, así le luce el pelo. México suma cuatro derrotas y dos empates en las dos últimas ediciones de la Copa América. Quizás sea hora de replantearse todo el modelo, ¿no?

Pero centrémonos en el partido de este viernes en Rancagua. Un duelo que arrancaba con una espada de Damocles amenazando las cabezas de ambos combinados. Ecuador necesitaba un triunfo, a poder ser holgado, para soñar con los cuartos mientras que México tenía más margen de maniobra pero también debía ganar si quería guardar la calculadora.

Con estas premisas arrancó el encuentro, un duelo que casi siempre tuvo bajo control la selección ecuatoriana. Suya fue la primera gran ocasión, un disparo de Bolaños que Corona despejó con notables apuros. No se habían cumplido los dos minutos y la ‘Tri’ (Ecuador) ya mostraba sus cartas.

México en cambio mostró una indolencia preocupante, como si no le fuera la vida en el envite. Cada balón dividido era para los ecuatorianos, mucho más metidos en el partido. Pese a todo, Vuoso -el mejor de los suyos- pudo adelantar al ‘Tri’ (México) tras robarle la cartera a Paredes, pero su remate se perdió muy cerca de la cepa del palo izquierdo.

El susto debió activar aún más el instinto de supervivencia de los ecuatorianos, que poco después anotaban el 0-1. Fue tras una rápida contra que Bolaños inició y finalizó, aprovechando un remate deEnner Valencia que Valenzuela había desviado despistando a José Corona.

Ecuador puso tierra de por medio casi a la hora de partido, en un robo de balón a Medina queValencia rentabilizó de maravilla tras un preciso pase de Bolaños. El 0-2 acercaba un poco más los cuartos, pero quedaba resistir en defensa.

Una defensa que, dicho queda, ha sido el gran talón de Aquiles de la ‘Tri’ en esta Copa América. Para muestra, el grosero penalti cometido por Ayoví, que agarró a Ayala en las mismas narices del colegiado en una acción sin aparente peligro. Raúl Jiménez, desaparecido en combate toda la noche, agradeció el regalo para meter de nuevo a México en el partido.

El tanto debió dar nuevo aires al ‘Tri’, pero fue Ecuador quien volvió a la carga buscando un tercer tanto que aumentara sus opciones de clasificación. Jefferson Montero estuvo errático a la hora de rematar un pase de Enner Valencia, en una jugada que acabó con una posible mano de Flores en el despeje.

México, ausente toda la noche, reaccionó al fin en los minutos finales y gozó hasta de tres ocasiones claras en las botas de Marco Fabián, Eduardo Herrera y Vuoso, un canto del cisne en toda regla que no evitó su despedida del torneo por la puerta de atrás. Ecuador le puede seguir dentro de dos días pero al menos sacó el orgullo. Eso sí, tarde.

DÉJANOS TU COMENTARIO